Cómo salir de un contrato de control de plagas: 3 consejos útiles

Además de las plagas en sí, también está saber cómo salir de un contrato de control de plagas, que es una situación incómoda. Independientemente de la razón, un contrato seguramente te hará rascarte la cabeza, averiguando cómo salir correctamente.

Las plagas por sí solas pueden causar demasiado revuelo e incluso una repentina necesidad de visitar a un médico. No es higiénico tenerlos cerca, portan muchos posibles microbios causantes de enfermedades y son desagradables a la vista.

Además, si un invitado los ve en tu casa, podría pensar que eres un poco irresponsable.

Estas son las razones por las que cuando vemos plagas de cualquier tipo, casi automáticamente llamamos al control de plagas. El problema es que cuando esto se hace apresuradamente, sin conocimiento previo, lo pone en una situación difícil una vez que haya firmado los documentos legales.

Consejos para cancelar un contrato de control de plagas

Ya sea porque el servicio fue inadecuado, la visita causó daños a los activos o porque está considerando un nuevo proveedor, no es fácil cancelar un contrato de control de plagas. Legalmente, no puede simplemente decir que ya no quiere su servicio, negarse a pagar o irse para evitar la responsabilidad.

Los contratos varían de gran a minúsculo alcance entre sí; es como un contrato de préstamo está lejos de su contrato de trabajo. Te dan la imagen.

Usted podría estar pensando, entonces los contratos impuestos por las empresas de control de plagas parecen turbios ya que está obligado a dar su palabra cuando podría ser la primera vez que escucha de ellos. En el caso de los controles de plagas, tienden a utilizar contratos para asegurarse de que pueden exterminar las plagas dentro de un marco de tiempo que está dispuesto a pagar.

Si desea cancelar su contrato con un proveedor de control de plagas, aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta.

1. Revise sus documentos de acuerdo

La parte más crucial de un contrato son los términos que usted firma como forma de acuerdo. Cuando se reunió por primera vez con el proveedor de servicios, es posible que le hayan explicado cómo funciona su negocio de manera persuasiva.

Sin embargo, una vez que decida comprometerse con su servicio, le proporcionarán los términos detallados del acuerdo por escrito. Aquí se especifican todas las coberturas, limitaciones y vigencia de su servicio.

Si bien los contratos varían, la mayoría de los contratos realizados para acuerdos de terminación de plagas especifican la cantidad de cosas de las que una determinada empresa es y no es responsable durante el exterminio. Por ejemplo, puede especificar si son responsables de cualquier artículo perdido o dañado durante su visita.

Debe tener una copia de este documento al firmarlo. Ahora puede revisar dichos documentos si el motivo por el que desea cancelar su suscripción se encuentra dentro de lo que la compañía permite que sea gratuito.

Lea este artículo sobre qué es el control de plagas para comprender a fondo su situación.

2. Comprueba la vigencia de tu contrato

Una vez que tenga los documentos legales en la mano, debe verificar la validez (como la fecha de vencimiento) de su contrato. Dado que el control de plagas rara vez realiza exterminios de una sola visita, la suscripción a su servicio generalmente se contrata anualmente.

Si tiene suerte, sus quejas pueden llegar justo antes de renovar el contrato por otro año (es decir, firmará un nuevo contrato para aprovechar su servicio por otro año). En tal caso, puede encontrar una nueva empresa de control de plagas después de informarles que ya no renovará su contrato.

Sin embargo, si el contrato sigue siendo válido, probablemente requerirá que pague el período de servicio restante que habían especificado anteriormente. Algunas compañías le permitirían cancelar la suscripción, pero requieren un cargo por cancelación.

3. Busque asesoría legal

Si el motivo de su cancelación y la validez del contrato no permiten la interrupción inmediata del servicio, entonces debe hablar con un abogado. Si bien no tiene prohibido rescindir un contrato a su gusto, los contratos pueden vincularlo con una responsabilidad financiera al momento de la rescisión.

Si bien parecería injusto, esto generalmente se usa para evitar que la empresa quiebre; después de todo, es posible que ya se hayan incurrido en costos al comienzo de su acuerdo. Además de cubrir las pérdidas, estos cargos también pueden permitir que la empresa obtenga un poco de ganancias.

Los términos de los cargos a la terminación del contrato varían para cada empresa e incluso para cada cliente. Debe sentarse con el abogado adecuado y discutir a fondo el contrato para una resolución pacífica del problema.

Si bien obtener un abogado puede generarle más gastos, es beneficioso saber cuáles son sus derechos y responsabilidades, así como también cómo puede exigir reparaciones en caso de que se resuelvan los daños en su lugar.

En el caso de que no sea el propietario del lugar de interés, aquí hay un artículo sobre quién es responsable del control de plagas en una propiedad de alquiler.

Los contratos son documentos vinculantes que sirven como evidencia de que usted y la otra parte han aceptado ciertas condiciones en un momento específico. Son herramientas bastante poderosas para diferentes sistemas de justicia por lo que siempre debes documentarlos bien y comprender su contenido.

Conclusión

Le hemos dado una idea de cómo salirse de un contrato de control de plagas y lo problemático que puede llegar a ser. Debe resaltar lo importante que es estar familiarizado con todos los acuerdos a los que se llega, especialmente los servicios intrusivos como el control de plagas.

Ir arriba