Significado de xDrive en BMW: todo lo que necesitas saber

El sistema xDrive es la tracción a las cuatro ruedas permanente de BMW: en circunstancias normales, el sistema distribuye la tracción entre los ejes delantero y trasero en una proporción 40: 60, una cifra que modifica de forma variable cuando cambian la superficie de la carretera o las condiciones generales de conducción. Esta tecnología proporciona una mayor estabilidad y agarre en cualquier tipo de terreno, lo que se traduce en un mayor control y seguridad al volante.

El sistema xDrive de BMW utiliza sensores que monitorean constantemente las condiciones de la carretera, como la velocidad de las ruedas, el ángulo de dirección y la aceleración lateral. Estos sensores envían información a una unidad de control central, que determina la distribución óptima de la tracción entre los ejes delantero y trasero. Esto permite que el sistema xDrive ajuste la distribución de la tracción en tiempo real, mejorando la estabilidad y el rendimiento en todas las situaciones de conducción.

Además de la tracción a las cuatro ruedas, el sistema xDrive también cuenta con otras características que mejoran la experiencia de conducción. Por ejemplo, el sistema puede enviar más tracción a una rueda específica para optimizar la tracción en curvas o terrenos resbaladizos. También puede ajustar la distribución de la tracción para compensar el subviraje o el sobreviraje, lo que ayuda a mantener el control del vehículo en situaciones de emergencia.

El sistema xDrive está disponible en varios modelos de BMW, desde SUVs como el X1, X3 y X5 hasta sedanes como el Serie 3 y Serie 5. Cada modelo tiene su propia configuración de tracción a las cuatro ruedas, adaptada a sus características y requisitos de rendimiento. Esto garantiza que cada vehículo equipado con xDrive ofrezca el máximo rendimiento y seguridad en cualquier situación de conducción.

¿Cuál es la diferencia entre xDrive y sDrive?

En pocas palabras, los dos términos son la designación por parte de BMW de identificar a qué ruedas envía el motor su potencia. sDrive significa que el automóvil tiene tracción trasera y xDrive indica una tracción a las cuatro ruedas.

La diferencia fundamental entre ambos sistemas radica en la forma en que se distribuye la potencia a las ruedas. El sDrive, al tener tracción trasera, envía toda la potencia del motor exclusivamente a las ruedas traseras. Esto proporciona una experiencia de conducción más deportiva y ágil, ya que la tracción trasera proporciona una mejor distribución del peso y una mayor capacidad de respuesta en curvas.

Por otro lado, el xDrive es el sistema de tracción a las cuatro ruedas de BMW. Utiliza un diferencial central y sensores electrónicos para distribuir la potencia entre las ruedas delanteras y traseras según sea necesario. Esto brinda una mayor estabilidad y tracción en condiciones de baja adherencia, como superficies resbaladizas o terrenos irregulares. Además, el xDrive también puede enviar más potencia a las ruedas traseras para mejorar la experiencia de conducción en situaciones de alta velocidad o curvas cerradas.

¿Qué es Propulsión xDrive?

¿Qué es Propulsión xDrive?

La propulsión xDrive es un sistema de tracción a las cuatro ruedas desarrollado por BMW. Este sistema utiliza tecnología inteligente para garantizar un estrecho contacto con la carretera, especialmente en superficies resbaladizas como nieve o hielo. A diferencia de otros sistemas de tracción a las cuatro ruedas, la propulsión xDrive mantiene la sensación especial que ofrece la tracción trasera, proporcionando una conducción deportiva y dinámica.

La clave del funcionamiento de la propulsión xDrive radica en su capacidad para distribuir la fuerza de tracción a las ruedas de manera instantánea y precisa. Utilizando sensores y sistemas electrónicos avanzados, el sistema detecta constantemente las condiciones de conducción y ajusta la distribución de la fuerza entre las ruedas delanteras y traseras en tiempo real. Esto significa que, cuando se detecta una pérdida de tracción en una rueda en particular, la propulsión xDrive puede enviar más fuerza a las ruedas con mejor agarre, brindando un mayor control y estabilidad.

Además, la propulsión xDrive no solo se limita a distribuir la fuerza entre las ruedas delanteras y traseras, sino que también puede enviar la fuerza de tracción de manera variable entre las ruedas traseras. Esto permite un mayor control en curvas y una mayor agilidad al conducir, ya que la propulsión xDrive puede enviar más fuerza a la rueda trasera exterior, ayudando a reducir el subviraje y mejorar la estabilidad en curvas.

¿Qué tipo de tracción tiene un BMW?

¿Qué tipo de tracción tiene un BMW?

La característica más identificable de BMW es su deportividad innata, y más en concreto con su tracción trasera, que otorga a sus modelos ese comportamiento y tacto tan dinámico que los retrata. La tracción trasera permite una distribución de peso más equilibrada entre los ejes, lo que se traduce en una mejor estabilidad y manejo en curvas, ya que las ruedas traseras son las encargadas de transmitir la potencia al suelo. Esta configuración también brinda una sensación de mayor conexión y control al volante, lo que se traduce en una experiencia de conducción más emocionante y placentera.

Además de la tracción trasera, BMW también ofrece modelos con tracción integral, conocida como xDrive. Esta tecnología permite distribuir la potencia entre las cuatro ruedas de manera variable, según las condiciones de la superficie y la demanda del conductor. El sistema xDrive proporciona una tracción superior en situaciones de baja adherencia, como lluvia, nieve o terrenos resbaladizos, mejorando la seguridad y el rendimiento del vehículo.

¿Qué tipo de tracción tiene el BMW Serie 1?

¿Qué tipo de tracción tiene el BMW Serie 1?

Con el lanzamiento de la primera generación del BMW Serie 1, la marca de Múnich se diferenció de sus demás rivales al ofrecer un compacto con propulsión trasera en un segmento dominado por la tracción delantera. Esta elección por la tracción trasera ha sido una característica distintiva de la gama Serie 1 a lo largo de sus diferentes generaciones.

La tracción trasera ofrece varias ventajas en términos de rendimiento y manejo. Al distribuir el peso de manera más equilibrada entre las ruedas delanteras y traseras, se logra una mejor tracción y una mayor estabilidad en curvas. Además, la tracción trasera permite una mejor transferencia de potencia a las ruedas traseras, lo que se traduce en una respuesta más deportiva y una experiencia de conducción más emocionante.

En el caso específico del BMW Serie 1, esta configuración de tracción trasera se combina con motores potentes y eficientes, que van desde opciones de gasolina y diésel de cuatro y seis cilindros. Esto permite a los conductores disfrutar de un rendimiento dinámico y ágil, sin comprometer la eficiencia en el consumo de combustible.